Ejemplos de personificación

La personificación, también conocida bajo el nombre de epopeya, es una figura retórica que consiste en atribuir a un objeto abstracto o inanimado cualidades o acciones humanas. Por ejemplo: El viento se enojó. / La muerte tocó a su puerta.

Algunos ejemplos de personificación son:

  1. El árbol abrazaba a aquel pequeño arbusto desprotegido ante el furioso viento que peinaba la copa de los sauces.
  2. La muerte llegó y sorprendió al anciano mientras caminaba por el bosque.
  3. Todo lo mira la luna de abril, ella sigue las olas que se tienen que ir.
  4. El conejo estaba seguro de que podría vencer a la tortuga, que se desplazaba muy lentamente. Es por esto que decidió relajarse y visitar a sus amigos. Cuando se dio cuenta, ya era tarde, la tortuga, con su paso lento pero constante, había alcanzado la meta y lo venció.
  5. La bicicleta se quejaba por los años que tenía.
  6. La flor lloraba y gritaba cuando se dio cuenta de que el niño la abandonaba para nunca volver. Le suplicó que le haga compañía y tuvo que dejar de lado su orgullo por primera vez.
  7. Cada vez que el tren llegaba a la estación chillaba, por lo que todo el pueblo advertía que alguien nuevo llegaría al lugar o bien, lo abandonaría para comenzar una nueva vida en la furiosa ciudad.
  8. Las plantas, como cada mañana, se desperezaron al ver los primeros rayos de sol que cubrían sus hojas.
  9. El perro sonrió de alegría al ver que el niño regresaba de su primer día de clases.
Artículos Relacionados: