A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z
  • Twitter
  • Facebook
  • Google Plus
  • Enviar por email


Ejemplos de textos literarios


Los textos literarios son aquellos en los que lo más importante para su autor es la escritura en sí, por lo que se utilizan recursos lingüísticos y se rompe con las reglas de la escritura para crear así mundos ficticios. En estos textos predomina por parte del autor una intención artística, es decir, que se intenta realizar una creación con fines estéticos. Además, presentan la posibilidad de que el lector le otorgue nuevos y distintos significados a lo escrito, incluso muchas veces presenta un nivel de connotación explícito que propone esto.

Algunos ejemplos pueden ser:

Novelas: estos textos literarios se incluyen dentro de lo que se conoce bajo el nombre de texto narrativo, es decir, que está escrito en prosa en el que un acontecimiento, ya sea ficticio o real, se desenvuelve a lo largo de un espacio y tiempo.  Las novelas se caracterizan por ser textos  extensos en los hay una acción, una serie de personajes y un espacio y tiempo. Algunos ejemplos de textos literarios como este pueden ser:

Rayuela de Julio Cortázar

Conversación en la Catedral de Mario Vargas Llosa

La insoportable levedad del ser de Milán Kundera

Jacques el Fatalista de Denis Diderot

Cien años de soledad de Gabriel García Márquez

El conde de Montecrito de Alejandro Dumas

Un mundo para Juluis  de Alfredo Bryce

Ilusiones perdidas de Honoré de Balzac

El lobo estepario de Hermann Hesse

Robinson Crusoe de Daniel Defoe

Cuentos: los cuentos también son textos narrativos pero, a diferencia de los anteriores suelen presentar un menor número de personaje y son de corta extensión.  Algunos ejemplos de estos textos literarios pueden ser:

El Aleph de Jorge Luis Borges

Las actas del juicio de Ricardo Piglia

A la deriva de Horacio Quiroga

Casa tomada de Julio Cortázar

El jorobadito de Roberto Arlt

Yzur de Leopoldo Lugones

Vivir en la salina de Elvio Gandolfo

 El matadero de Esteban Echeverría

 Esa mujer de Rodolfo Walsh

Caballo en el salitral de Antonio di Benedetto

Tragedia: estos textos son considerados dramáticos puesto que presentan un conflicto entre por lo menos dos personajes el cual va evolucionando a lo largo de todo el desarrollo de la obra hasta su desenlace. Las tragedias, además, se caracterizan porque el personaje principal termina destruido moral o físicamente.  Algunos ejemplos de estos textos literarios pueden ser:

La Orestíada de Esquilo

Ilíada de Homero

Edipo Rey de Sófocles

Romeo y Julieta de William Shakespeare

Euménides de Esquilo

Medea de Eurípides

Sofonisbo de Trisino  

Cleopatra cautiva de Étienne Jodelle

Antígona  de Sófocles

Comedia: estos textos también forman parte de los dramáticos pero, a diferencia de las tragedias, tienen un final feliz y un tono con mayor ligereza. Algunos ejemplos de estos textos son:

Dionisias urbanas de Cratino

Nubes de Aristófanes

Leneas de Eupolis

Los dos hidalgos de Verona de William Shakespeare

Tartufo de Moliére

El mercader de Venecia de William Shakespeare

El impostor de Moliére

Mucho ruido y pocas nueces de William Shakespeare

Las aves de Aristófanes

El sueño de una noche de verano de William Shakespeare

Artículos Relacionados:


Derechos Reservados

© Está permitida la reproducción parcial o total de los artículos de este sitio web, con la condición de que sea reconocido mediante un enlace como fuente de información consultada.