A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z
  • Twitter
  • Facebook
  • Google Plus
  • Enviar por email


Ejemplos de refranes


Los refranes son dichos populares que contienen moralejas o consejos y son redactados de forma corta y contundente. Generalmente, se desconoce el autor del refrán aunque hay casos en que frases de libros reconocidos, como la biblia, terminan convirtiéndose en dichos populares. Los temas abordados en los refranes son de lo más variado, están compuestos por elipsis, metáforas, antítesis u otras figuras literarias y son escritos en prosa o verso.

Algunos ejemplos de refranes son los siguientes:

A bien obrar, bien pagar.

A buen entendedor, pocas palabras.

A caballo regalado no se le miran los dientes.

A cada santo le llega su día.

A cada cerdo le llega su sábado.

A mujer bigotuda, de lejos se la saluda.

A los enemigos, bárreles el camino.

A palabras necias, oídos sordos.

A pan duro, diente agudo.

A rey muerto, rey puesto.

Al agradecido, más de lo pedido.

Al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios.

Al mal tiempo, buena cara.

Al pan, pan y al vino, vino.

Al que madruga, Dios lo ayuda.

Al que obra bien, bien le va.

Al que nace barrigón es inútil que lo fajen.

Amar y saber, todo no puede ser.

Amor con casada, vida arriesgada.

Amor por interés se acaba en un dos por tres.

Amor verdadero, el que se tiene al dinero.

Amor y dolor son del mismo color.

Aprendiz de mucho, maestro de nada.

Aquí yace quien nació y murió sin saber nunca para qué vivió.

Aramos dijo el mosquito al buey.

Arco iris al mediodía, llueve todo el día.

Aunque la mona se vista de seda, mona queda.

Año nuevo, vida nueva.

Beber y comer son cosas que hay que hacer.

Bueno y barato no caben en un zapato.

Cada loco con su tema y cada lobo por su senda.

Cada pueblo tiene el gobierno que se merece.

Caminante, no hay camino, se hace camino al andar.

Cuando hay hambre, no hay pan duro.

Cuando tú ibas, yo venía.

Cuanto más se conoce a los hombres, más se admira a los perros.

Cuanto más tienes, más quieres.

De músico, poeta y loco todos tenemos un poco.

De necios es huir del consejo.

De tal palo tal astilla.

Del árbol caído, todos hacen leña.

Del dicho al hecho, hay mucho trecho.

Desayunar como rey, almorzar como príncipe, y cenar como mendigo.

Dime con quién andas, y te diré quién eres.

Dios aprieta pero no ahorca.

Donde hubo fuego, cenizas quedan.

Donde manda capitán, no gobierna marinero.

Dos es compañía, tres es multitud.

El amor es ciego.

El dinero no es santo; pero hace milagros.

El perfume bueno, viene en frasco pequeño.

El pez muere por su propia boca.

El que hace la ley, hace la trampa.

El que no corre, vuela.

En casa del ladrón te roban hasta la respiración.

En el país de los ciegos, el tuerto es rey.

Es como el maestro Ciruela, que no sabe leer y pone escuela.

Favor con favor se paga.

La verdad a medias es mentira verdadera.

Las cuentas claras, y las amistades largas.

Las palabras se las lleva el viento.

Lo prometido es deuda.

Lo que no nos une, nos mata.

Los niños y los locos, dicen la verdad.

Los últimos serán los primeros.

Más vale gordo que de risa, que flaco que de lástima.

Más vale pájaro en mano, que cien volando.

Mucho ruido y pocas nueces.

Quien se alegra del mal del vecino, el suyo le viene de camino.

Se cuenta el milagro, pero no el santo.

Un cuerdo entre locos, ellos se tienen por cuerdos y a él le tienen por loco.

Artículos Relacionados:


Derechos Reservados

© Está permitida la reproducción parcial o total de los artículos de este sitio web, con la condición de que sea reconocido mediante un enlace como fuente de información consultada.