A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z
  • Twitter
  • Facebook
  • Google Plus
  • Enviar por email


Ejemplos de textos narrativos


Definición de “textos narrativos”

Un texto narrativo es aquel texto que se caracteriza por “narrar” o contar una historia, real o ficticia. Los textos narrativos pueden abarcar toda clase de estilos y recursos lingüísticos, pero se distinguen de otros tipos de textos (como los textos funcionales) en que siempre buscan contar, con fines artísticos o de entretenimiento, una historia al lector.

Anuncios

Estos textos pueden ser cuentos, novelas, mitos, testimonios, etc., pueden tener solo un personaje o varios personajes principales y secundarios, pueden ocurrir en un solo escenario o en múltiples locaciones.

Sin embargo, en los textos narrativos siempre hay un narrador, que es aquella figura que cuenta la historia a los lectores u oyentes, si bien el narrador no tiene por qué ser parte de la historia (en cuyo caso se lo denomina “narrador omnisciente”).

Características de los textos narrativos

Los textos narrativos tienen una estructura básica, que suele consistir en:

  • Introducción: nos presenta los personajes y nos da una idea de la locación espacio temporal, si es que es relevante para la historia.
  • Nudo: plantea el conflicto que se da entre los personajes o entre los personajes y su entorno.
  • Desenlace: nos presenta la resolución del conflicto.

Listado de textos narrativos

A continuación se presentan algunos textos narrativos a modo de ejemplo:



  • Había una vez una hormiga muy trabajadora, que se pasaba todo el día recolectando hojas de todo tipo, para guardarlas en su hormiguero y así tener reservas para cuando llegase el crudo invierno. Cerca de la hormiga vivía una cigarra, a la que no le gustaba trabajar… (fábula)
  • Yo nací en 1972, en una pequeña ciudad al norte de Medellín. Mi padre era un carpintero de mucha estatura, y mi madre era una mujer morena y muy bella, que bailaba en los cafés de la capital. Mi infancia fue tranquila y feliz, sin sobresaltos, hasta que al cumplir los 8 años… (biografía)
  • ¡Es cierto! Siempre he sido nervioso, muy nervioso, terriblemente nervioso. ¿Pero por qué afirman ustedes que estoy loco? La enfermedad había agudizado mis sentidos, en vez de destruirlos o embotarlos. Y mi oído era el más agudo de todos. Oía todo lo que puede oírse en la tierra y en el cielo. Muchas cosas oí en el infierno. ¿Cómo puedo estar loco, entonces? Escuchen… y observen con cuánta cordura, con cuánta tranquilidad les cuento mi historia… (“El corazón delator”, de Edgar Allan Poe)
  • Era una noche fría y oscura. María y yo caminábamos abrazados por la avenida principal, que se encontraba casi vacía. Me pregunté si no sería mejor tomar un taxi, pero no quise romper la atmósfera que se había creado entre los dos. Luego de caminar unas cuadras, ella me preguntó sin levantar la mirada: -¿A dónde vamos?-. Yo levanté la vista y le contesté… (novela relatada en primera persona)
  • Cuando el Dios Seth se enteró de lo ocurrido, entró en cólera, y decidió vengarse de su hermano. Con ese fin, organizó una gran fiesta a la cual invitó a todos los dioses, y ofreció como regalo un bonito sarcófago lleno de piedras preciosas, que sería propiedad de aquél que cupiera a la perfección en su interior. Lo que nadie sabía, es que Seth había mandado a construir el sarcófago según las medidas de su hermano Osiris, por lo cual… (mito)
  • El detective entró en la habitación y vio el cadáver tendido en el suelo. Los policías husmeaban a su alrededor como moscas, intentando encontrar un indicio que les permitiera llegar hasta el asesino. El sargento estaba preocupado, con la mirada clavada en los periodistas que estaba en la región más alejada de la habitación… (novela policial)
  • Se miraron a los ojos mientras la lluvia golpeaba sobre el tejado, y se besaron apasionadamente, abrazados frente al hogar encendido. Ninguno de los dos escuchó el sonido del reloj cuando sonaron las doce, ni el susurrar de las cortinas provocado por el soplo del viento… (novela romántica)
  • Había una vez una princesa muy bonita, que vivía en un castillo en el bosque. Su madre, la reina, estaba celosa de su extraordinaria belleza, por lo que le había ordenado a su hija que jamás debía salir del castillo, no fuera cosa de que alguien la viera y dijera que era más hermosa que la reina. Hasta que un día… (cuento)
  • En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme, no ha mucho tiempo que vivía un hidalgo de los de lanza en astillero, adarga antigua, rocín flaco y galgo corredor. Una olla de algo más vaca que carnero, salpicón las más noches, duelos y quebrantos los sábados, lantejas los viernes, algún palomino de añadidura los domingos, consumían las tres partes de su hacienda… (“Don Quijote de la Mancha”, de Miguel de Cervantes Saavedra)
  • De repente, notó que estaba perdido, así que se detuvo y preguntó en voz alta -¿Dónde estoy?-. Por única respuesta, una voz idéntica a la suya le respondió -¿Todavía no te has dado cuenta?-. En ese momento, el viajero pensó que fuera lo que fuera que estaba ocurriendo, no era nada normal… (novela relatada con un narrador omnisciente)
  • El transbordador espacial se acercó a la nave, y mientras el piloto realizaba el acoplamiento, los astronautas se preparaban para salir. Sabían que los extraterrestres estaba dentro, y sabían que estaban armados, pero no podían arriesgarse a entrar antes de que el cañón laser estuviera listo para disparar nuevamente… (novela de ciencia ficción)
  • Serían las dos o tres de la mañana cuando los oficiales golpearon la puerta. Yo le dije a mi esposa que se quedara en silencio y no dijera nada, no fuera cosa de que la golpearan, cosa que ya habíamos escuchado de otras familias. Eran tres hombres, dos de ellos altos y fornidos. Me llevaron a una comisaría en las afueras y… (Testimonio)
Artículos Relacionados:


Derechos Reservados

© Está permitida la reproducción parcial o total de los artículos de este sitio web, con la condición de que sea reconocido mediante un enlace como fuente de información consultada.