Ejemplos de corridos

El concepto de corrido alude a una forma literaria y musical proveniente de México surgida a fines del siglo XVIII. Son piezas cantadas, generalmente acompañadas de un instrumento, que se caracterizan por narrar acontecimientos populares y hazañas de héroes y líderes reales o ficticios.

Los corridos tienen su origen bajo la influencia de los romances españoles, y fueron una forma literaria utilizada con el objetivo de informar y educar a sus receptores abarcando temáticas muy variadas como la religión, romances o hechos históricos. Este género tuvo su auge durante la Revolución Mexicana (1910-1917) con la popularización de corridos que daban a conocer hechos históricos de la época y narraban las gestas de los líderes revolucionarios.

Las piezas deben contar con ocho sílabas y suelen tener tres partes fáciles de distinguir: una de ellas introduce al tema y al cantor; otra, hace un despliegue de la anécdota y la tercera, incluye una moraleja formulada a partir de lo narrado y la despedida.

Ejemplos de corridos

  1. La Martina

Quince años tenía Martina cuando su amor me entregó,

a los dieciséis cumplidos una traición me jugó.

Y estaban en la conquista cuando el marido llegó:

-¿qué estás haciendo Martina, que no estás en tu color! –

-Aquí me he estado sentada, no me he podido dormir,

si me tienes desconfianza no te separes de mí.-

-¿De quién es esa pistola?, ¿De quién es ese reloj?,

¿De quién es ese caballo que en el corral relinchó?-

-Ese caballo es muy tuyo, tu papá te lo mandó,

pa’ que fueras a la boda de tu hermana la menor.-

-Yo pa’ que quero caballo si caballos tengo yo,

lo que quero es que me digas quién en mi cama durmió.-

-En tu cama naiden duerme cuando tú no estás aquí,

si me tienes desconfianza no te separes de mí.-

Y la tomó de la mano y a sus papás la llevó:

-Suegros aquí está Martina que una traición me jugó.-

-Llévatela tú mi yerno, la Iglesia te la entregó,

y si ella te ha traicionado, la culpa no tengo yo.-

Hincadita de rodillas nomás seis tiros le dio,

y el amigo del caballo ni por la silla volvió.

2. Corrido de Emiliano Zapata

Un día Zapata los llama
A conferenciar al frente.
Todos juntos, en Iguala,
Deben hacerse presentes.
Y cuando hablen han de ser
Razonables y prudentes.

Como un río caudaloso
Que acelera su corriente
La tropa marcha de prisa,
Ya desciende la pendiente;
La va guiando la alborada
Que asoma por el oriente.

Toda Iguala está de fiesta,
Canta alegre el campanario;
Mientras en los tamarindos
Suspenso está el sol de mayo,
Con voz serena a Zapata
Esto le dice Salgado:

Señor general Zapata:
Esta tropa que aquí mira,
Nunca al peligro le teme,
El nombre de usted la anima;
Y en los combates, cada hombre,
Por cuatro se multiplica.

La tropa y mis generales
Su nombre y valor admiran,
Y por seguir su palabra
De sus hogares se olvidan;
Hoy vienen a saludarlo,
Por conocerlo deliran.

Aunque soy chaparrito,
Me llamo Ciriaco Gómez,
Pero el pueblo me ha cambiado
El nombre de mis mayores,
Y hoy todo mundo me llama
El general Pantalones.

Traigo en mi apodo la fama
Como el Tejón Solitario,
No le temo a la Huesuda
Aunque me enseñe el rosario,
Ni a las velas encendidas
Ni al rezo del novenario.

Ya conocen mi bandera
Muy sencillo es mi programa;
El campesino reclama;
Desde un principio esta ha sido,
Compañeros, mi proclama.

Ayudamos a Madero
A derrocar al tirano,
Ya estando en el candelero
No quiso darnos la mano,
Hasta que El Chacal su cuero

3. La toma de Zacateas

Era el 23 de junio
Hablo con los más presentes
Fue tomado Zacatecas
Por las tropas insurgentes
Ya tenían algunos días
Que se estaban agarrando
Cuando llego, Pancho Villa
A ver que estaba pasando
Las ordenes que dio Villa
A todos en formación
Para empezar el combate
Al disparo de un cañón
¡Qué viva mi general, Francisco Villa!
Al disparo de un cañón
Como lo tenían de acuerdo
Empezó duro el combate
Lado derecho e izquierdo
Le toco atacar La Bufa
A Villa, Urbina y Natera
Por allí tenían que verse
Lo bueno de su bandera
Las calles de Zacatecas
De muerto entapizada
Lo mismo estaban los cerros
Por el fuego de granada
Desde Guadalupe, Cerro El Grillo
Cerro de La Bufa, todos lados
¡Qué viva mi general Villa!
Ay, hermoso Zacatecas
Mira cómo te han dejado
La causa fue el viejo Huerta
Y tanto rico allegado
Ahora sí, borracho Huerta
Harás las patas más chuecas
Al saber que Pancho Villa
Ha tomado Zacatecas

Similares: