A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z
  • Twitter
  • Facebook
  • Google Plus
  • Enviar por email


Ejemplos de Adjetivos Negativos


Como se sabe, los adjetivos tienen la función de complementar a los sustantivos, agregando información acerca de este. No son imprescindibles desde lo sintáctico, pero agregan datos que pueden ser desde sutilezas hasta cuestiones esenciales; cumplen una importante función comunicativa: en cada ámbito, la adjetivación persigue objetivos diferentes y adquiere distintas características. No es igual la intención comunicativa de una crónica policial, por ejemplo, que la de un cuento de ciencia ficción o la de una novela de aventuras, y ello llevará al empleo de diferentes adjetivos.

En este contexto es que aparece dentro de las clasificaciones del adjetivo la diferencia entre los positivos y los negativos. Determinadas calificaciones son tomadas por positivas y para las personas resulta ventajoso que se hable así de ellas, mientras que por el contrario, otras calificaciones solo le restarán puntos. Es claro que en ciertos casos los adjetivos no tienen mayor relevancia valorativa (por ejemplo, no hay juicio de valor alguno al decir “Carlos se compró un auto gris”).

Anuncios

Asimismo, a veces el adjetivo per se tiene un valor neutral, no es bueno ni malo, ni positivo ni negativo, pues depende del contexto o la situación particular en la que se use, e incluso del sistema de valores de la comunidad en la que circule. Así por ejemplo, calificar a una persona de ‘conservadora’ puede sonar a reproche en ciertas situaciones; y en los Estados Unidos los adjetivos ‘republicano’ y ‘demócrata’ indican posiciones políticas opuestas, más que remitir a sus sentidos originales de defensa de un sistema de gobierno propio de la sociedad moderna, que bien podrían sumarse.

Más allá de esto, resulta obvio que ciertos adjetivos se contraponen inequívocamente a los negativos por tratarse de valores universalmente aceptados (como trabajador, honesto, respetuoso, diligente, generoso, considerado, emprendedor, creativo e inteligente). En lo que a adjetivos negativos se refiere, debe tenerse en cuenta cuáles son los valores que priman en la sociedad en la que se ha ido acuñando ese bagaje lingüístico al que recurre el hablante en el día a día. La convivencia pacífica y democrática se asume como la única forma de coexistencia que garantiza el respeto por las minorías y por las diferencias entre las personas.



Algunos adjetivos negativos que describen cualidades universalmente rechazadas son los siguientes: desconsiderado, egoísta, tirano, grosero, envidioso, arrogante, mezquino, terco, impaciente, hipócrita, mentiroso, aprovechador, pendenciero, violento, cruel, despiadado, insensible, falso, vengativo, fraudulento.

Un ámbito en el que es especialmente importante la selección de adjetivos es en la entrevista laboral, allí algunas palabras pueden resultar muy poco oportunas por su matiz negativo. Así, adjetivos como olvidadizo, negligente, mandón, desorganizado, irrespetuoso, desafiante o perezoso son negativos y definitivamente se evitarán para describirse frente a un posible empleador. Sin embargo, es interesante mencionar que existen ciertos adjetivos que están perdiendo el cariz negativo que antes definitivamente tenían y hasta están ganado terreno como calificadores positivos, al menos en ciertos contextos (como en publicidad, ventas e incluso en el arte). Algunos ejemplos de estos los vemos en adjetivos como transgresor, irreverente, agresivo, ambicioso y contracultural.

Artículos Relacionados:


Derechos Reservados

© Está permitida la reproducción parcial o total de los artículos de este sitio web, con la condición de que sea reconocido mediante un enlace como fuente de información consultada.