A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z
  • Twitter
  • Facebook
  • Google Plus
  • Enviar por email


Ejemplos de proyectos


Proyecto, del latín proiectus, consiste en una planificación compuesta por un conjunto de actividades, relacionadas entre sí, para alcanzar un determinado objetivo o meta. Los proyectos pueden ser formulados para distintas áreas por lo que su confección y los elementos y herramientas a tener en cuenta varían mucho entre sí.

Se puede hablar, por ejemplo, de proyectos empresariales, que son aquellos en los que se pone por escrito la idea de llevar adelante una empresa, para analizar que tan viable puede ser su concreción.  En estos proyectos se debe hacer un análisis objetivo de la situación externa, es decir, del mercado, el entorno y la competencia existente para establecer cuáles son las amenazas y fortalezas. Por otro lado, se hace un análisis interno, donde se evalúan las capacidades y los recursos con los que se cuenta en caso de que el plan se concrete. Además, se deben determinar las metas y objetivos que se intentarán alcanzar en la empresa y, por último, se enumeran las estrategias, para saber los medios que se necesitarán. Los proyectos empresariales pueden ser de lo más variado, no sólo debe formularse para grandes emprendimientos, sino también para los pequeños como por ejemplo, para una empresa de peluquería, de limpieza, de comida artesanal, de lavado de autos, de adornos, joyas artesanales, etcétera. Además, los proyectos pueden estar formulados para empresas destinadas a la producción de bienes de capital, intermedios o de consumo final.

Otros ejemplos pueden ser de investigación científica. En ellos, se intenta recolectar información sobre un determinado dato para así corroborar una hipótesis. Los primero que se debe determinar en estos proyectos es el fenómeno que se desea investigar. Luego, se determinan los objetivos y metas que se intentan alcanzar por medio de la investigación y se deja plasmada la hipótesis a probar. Luego de esto, se deben enumerar y justificar las razones que llevan a realizar la investigación y qué trabajo de campo y marco referencial se precisarán a lo largo del proceso. Por último, lo ideal es formular un cronograma donde se detalle cuánto tiempo se prevé que tomarán los distintos estadios de la investigación. Los proyectos de investigación científica pueden ser de lo más variado, ya que pueden abordar áreas de la física, química, comunicación, biología, matemática, historia, geografía, entre otras.

Los proyectos de vida son otro ejemplo a tener en cuenta. En estos una persona formula una planificación de aquello que quiere hacer de su existencia. Para esto, se elige, entre una serie de opciones, aquella que quiera concretarse y así darle un rumbo a su vida. Un claro ejemplo de proyecto de vida es cuando un adolescente termina el colegio y debe hacer un análisis de las opciones que tiene. Puede elegir trabajar o estudiar, o ambas. Si elije estudiar, debe decidir dentro de las carreras existentes, y que estén a su alcance, cuál prefiere. En base a esto, debe decidir qué opción le conviene y así orienta sus acciones para alcanzar la meta propuesta.

También existen los proyectos sociales, que son aquellos que tienen como objetivo satisfacer alguna o algunas necesidades básicas de un grupo de personas a partir de la resolución de un problema. Estos proyectos están vinculados entonces con cuestiones de salud, educación, vivienda o empleo. En estos planes se deben incluir las respuestas a los siguientes interrogantes: qué problemática se quiere solucionar, porqué y para qué, a quién se quiere ayudar, quiénes llevarán a cabo el proyecto, cómo, dónde y porqué lo harán.

Derechos Reservados

© Está permitida la reproducción parcial o total de los artículos de este sitio web, con la condición de que sea reconocido mediante un enlace como fuente de información consultada.


Artículos Relacionados: