A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z
  • Twitter
  • Facebook
  • Google Plus
  • Enviar por email


Ejemplos de objetivos de una empresa


Se entiende por los objetivos de una empresa como aquellos efectos que una empresa desea obtener o el rumbo que desea tomar. Establecer los objetivos adquiere una gran importancia ya que determina el camino que se debe seguir y es a su vez resulta una manera de motivar y estimular a las personas que trabajan en el negocio. Gracias a la determinación de los objetivos es posible hacer una evaluación de los resultados obtenidos con los propuestos. Asimismo permite que haya organización y coordinación de las distintas áreas y poder formular estrategias adecuadas para mejorar el rendimiento de la compañía.

Los objetivos empresariales poseen diversas atribuciones que los caracterizan. Algunos ejemplos de cómo deben ser los objetivos son:

  1. Sensatos: a la hora de determinarlos es necesario tener en cuenta las posibilidades, las capacidades y los recursos de la empresa. Por ejemplo un objetivo sensato de una empresa sería “Aumentar las ventas un 5% en los próximos dos meses”, por lo contrario sería irracional plantear uno como “Aumentar las ventas un 200% en un mes”
  2. Claros: la claridad implica que deben ser comprensibles y precisos, para ello se debe evitar las redacciones difíciles de  entender o que posean múltiples interpretaciones, por ejemplo “Sumar dos nuevos empleados en cada una de las áreas de la empresa”
  3. Mesurables: esta característica hace referencia a la posibilidad de poder contabilizar los objetivos, es decir que deben cuantitativos y debe ser determinada una cierta cantidad de tiempo. Un ejemplo sería “En un lapso de tiempo, no superior a los doce meses, aumentar la exportación de productos en un 35%”. Esta característica no quita que no puedan ser acompañados por objetivos más generales, es decir que no expresen de manera precisa los datos.
  4. Desafiante: si bien deben ser sensatos, deben a su vez representar un reto para la empresa. No deben ser algo a lo cual se llegaría sin ningún tipo de esfuerzo. Un ejemplo de podría ser “Disminuir el gasto un 7% todos los meses durante todo el año”.

Pueden ser a su vez específicos o generales. Los primeros hacen referencia a aquellos que son más bien concretos, que expresan la cantidad y en el tiempo en el que deben ser cumplidos. Algunos ejemplos de estos objetivos son:

  1. Alcanzar una rentabilidad del 30% de manera anual.
  2. Aumentar las ventas anuales un 50%.
  3. Superar el medio millón de productos vendidos en seis meses.
  4. Aumentar la eficiencia en la productividad en un 30% en lo que queda del año.
  5. Duplicar la producción en los próximos doce meses.
  6. Abrir cinco nuevos puntos de venta en los próximos dos años.

Los objetivos generales resultan mucho más globales que los anteriores. En definitiva son los que sirven de guía para los específicos. Algunos objetivos generales de la empresa son:

  1. Ser una de las cinco marcas que lideren el mercado.
  2. Aumentar las exportaciones.
  3. Ser una marca que los demandantes reconozcan por su variedad de productos.
  4. Incrementar la productividad.
  5. Alcanzar un mayor alcance a nivel nacional e internacional.
  6. Aumentar las ventas.
  7. Crear nuevos diseños para un mejor reconocimiento de la marca.
Artículos Relacionados:


Derechos Reservados

© Está permitida la reproducción parcial o total de los artículos de este sitio web, con la condición de que sea reconocido mediante un enlace como fuente de información consultada.