Ejemplos de mapas conceptuales

Los mapas conceptuales son representaciones gráficas que se utilizan para organizar, a través de un esquema, un determinado conocimiento. A partir de estas representaciones se pueden establecer vínculos entre conceptos relacionados, a partir de conectores. Por convención, los conceptos principales se introducen dentro de recuadros o círculos y se establecen relaciones entre estos a partir de líneas o flechas, que suelen ir acompañadas por los conectores.

Los mapas conceptuales sirven para realizar un resumen con las ideas más importantes de algún texto en particular. También suelen ser introducidos en los libros académicos o escolares para explicar de forma sencilla alguna temática a desarrollar.

Existen distintos ejemplos:

  1. Mapa conceptual en araña o spider. El concepto o tema principal se ubica en el centro del diagrama y, a partir de este, se desprenden el resto de los subtemas y conceptos. Por la disposición en que se colocan los recuadros, se asemeja a una araña. Generalmente, el concepto principal se escribe con letras más grandes y con un color diferente para identificarlo rápidamente.

Mapa conceptual spider

  1. Mapa conceptual jerárquico. Las ideas se colocan en orden descendente de importancia, es decir, el término principal se coloca en la parte superior del mapa y a partir de él se van desplegando el resto de los conceptos.

Mapa conceptual jerárquico

  1. Mapa conceptual secuencial o diagrama de flujo. La información se coloca en forma lineal (un concepto se coloca detrás del siguiente) lo que permite leer la información en forma ordenada y linealmente.

diagrama de flujo

  1. Mapa conceptual sistémico o diagrama de flujo sistémico. La información se organiza con un solo punto de inicio y uno de fin. Este diagrama sistémico presenta entradas y salidas que se desprenden de los conceptos para ampliarlos y desarrollarlos.

Mapa sistémico

Artículos Relacionados: