A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z
  • Twitter
  • Facebook
  • Google Plus
  • Enviar por email


Ejemplos de cuentos


Los cuentos son narraciones cortas cuyo contenido es ficcional y la acción es llevada a cabo por un número reducido de personajes. Además, su argumento suele ser sencillo y cuenta con las siguientes partes: introducción, desarrollo, conflicto, resolución de dicho conflicto, cierre.

Los cuentos pueden ser clasificados tomando en cuenta varios criterios, como los siguientes:

1.       De acuerdo al autor:

Popular: son aquellos que se transmiten oralmente de generación en generación. Generalmente, estos carecen de un autor conocido y, por su modalidad de transmisión, pueden existir varias versiones del mismo, aunque la base del cuento sea la misma. Lo que varían son entonces los detalles. Algunos ejemplos de cuentos populares pueden ser “El pastorcito mentiroso” o “Los siete cabritos” o “Blanca Nieves y los siete enanitos”.

Literarios: a diferencia de los anteriores, estos se transmiten a través de la escritura y su autor es conocido. Esto hace que exista una única versión del cuento. Algunos ejemplos de estos cuentos pueden ser: “La conversación de Eiros y Charmion” de Edgar Allan Poe o “La continuación de los parques” de Julio Cortázar o “El perjurio de la nieve” de Adolfo Bioy Casares.

 

2.       De acuerdo a su temática:

De terror: es aquella narración que tiene como meta principal ocasionar escalofríos o desasosiego en quien lo lea. Además, puede incluir otros fines ya sean estéticos o con intenciones de dejar alguna moraleja a través de la historia que muestran. Algunos de esta clase son “El fantasma de la Señora Crowl” de Joseph Sheridan Le Fanu, “El hombre que no quería estrechar manos” de Stephen King o “Un habitante de Carcosa” de Ambrose Bierce

Fantástico: en estos, los elementos que lo componen son irreales, sobrenaturales e imaginarios y van en contra del funcionamiento de la realidad. En ellos, su autor nunca intenta explicar el porqué de los hechos irracionales, como ocurre en las novelas de ciencia ficción. Algunos cuentos fantásticos pueden ser “El corazón delator” de Edgar Allan Poe o “La Pata de mono” de J. J. Jacobs.

Policial: se centran en la resolución de algún crimen o misterio y tienen como protagonistas a detectives, policías y criminales. Pueden ocurrir dos cosas, que el policía o detective sea “bueno” y cumpla con su deber, o bien, que forme parte del grupo contrario para así poder descifrar el misterio. Algunos ejemplos de cuentos policiales pueden ser: “El tren especial desaparecido” de Arthur Conan Doyle, “La carta robada” de Edgar Allan Poe y “La honradez de Israel Gow”, de Gilbert Chesterton, entre otros.

De ciencia ficción: se caracterizan por ubicarse en tiempos y lugares indefinidos y abordan temas como viajes al espacio, utopías, extraterrestres y cualquier tipo de manipulación o avance científico. Si bien son similares a los cuentos fantásticos la diferencia se encuentra en que en estos, el hecho que se escapa de la normalidad es justificado de alguna manera. Algunos cuentos de ciencia ficción son: “Los nueve billones de nombres de Dios” de Arthur C. Clark, “El hombre bicentenario” de Isaac Asimov o “Las verdes colinas de la tierra” de Robert A. Heinlein.

Artículos Relacionados:


Derechos Reservados

© Está permitida la reproducción parcial o total de los artículos de este sitio web, con la condición de que sea reconocido mediante un enlace como fuente de información consultada.