Ejemplos de elementos químicos

Los elementos químicos aquellas sustancias que no pueden ser descompuestas en partes más pequeñas o simples. Suelen ser representados mediante letras. Por ejemplo: H, Fe, O.

Los elementos químicos son organizados en grupos en la “tabla periódica”, donde pueden ser encontrados datos particulares de cada elemento, por ejemplo, su número de valencia, su número atómico, su peso atómico y su electronegatividad. Suelen ser clasificados en grupos o familias según ciertas atribuciones en común.

Los  tres grandes grupos en los que suelen ser clasificados son los siguientes:

Metales. Se caracterizan por ser sólidos a temperatura ambiente (aunque existen cuatro excepciones: el mercurio, el cesio, el galio y el francio). Resultan muy buenos conductores tanto de electricidad como de calor, son maleables y dúctiles, sus colores suelen ser brillantes. Por otro lado, al perder electrones se oxidan, poseen un alto peso específico pero su potencial de ionización es muy bajo.

Algunos elementos químicos metálicos son:

  1. Litio (Li). Su número atómico es 3. Este elemento pertenece al grupo de los metales alcalinos. Se caracteriza por ser blando, por poseer altos niveles de reactividad, pero bajos niveles de fusión. El litio es utilizado en los esmaltes para porcelana y para grasas lubricantes.
  2. Níquel (Ni). Su número atómico es 28. Resulta ser un elemento muy abundante en el planeta tierra. Posee varios isótopos, incluso algunos radioactivos. El níquel es muy utilizado en la fabricación de moneda de uso corriente, de acero inoxidable y otras aleaciones. También se consume níquel por cuestiones de salud pero en raciones muy pequeñas, ya que su abuso puede provocar efectos negativos, como cánceres, defectos en fetos, problemas respiratorios como asma, problemas en el corazón, entre otras enfermedades.
  3. Aluminio (Al). Su número atómico es 13. Este es el metal con mayor abundancia tanto en la corteza terrestre como en la luna. Cuando se encuentra en estado puro se caracteriza por su poca resistencia mecánica y por ser muy blando, razón por la cual es muy utilizado en aleaciones.

No metales. Se caracterizan por su bajo peso específico, pero una alta capacidad de ionizaciones y su tendencia a ganar electrones, ya que en su último nivel de energía normalmente poseen entre cuatro y siete electrones. A diferencia de los metales, los no metales se presentan en cualquier estado físico y no se caracterizan por su brillo. Tampoco resultan buenos conductores de electricidad ni de calor. Además sus moléculas suelen estar compuestas por dos átomos o más.

Algunos elementos químicos no metálicos son:

  1. Hidrógeno (H). Su número atómico es 1. Es el primer elemento de la tabla periódica. Normalmente, se lo suele encontrar en forma de gas caracterizado por ser insípido, inodoro e incoloro. Resulta un elemento muy importante ya que es uno de los componentes del agua y siempre está presente en la materia orgánica. Es muy utilizado en la formación de amoníaco, en la refinación de petróleo, en la creación de combustibles y productos químicos,
  2. Oxígeno (O). Su número atómico es el 8. También es un elemento muy importante para el desarrollo de la vida ya que está presente en los procesos de respiración y combustión. Se estima que por los menos un quinto del  volumen de aire está compuesto por átomos de oxígeno. Este elemento es utilizado en diversas actividades, como minería, medicina, estudios de la biología, producción de productos químicos, etc.

Gases nobles. Se caracterizan por su inercia química, es decir que son estables y no suelen reaccionar químicamente. El motivo de ello es que su último nivel de energía se encuentra completo, es decir posee ocho electrones.

Algunos ejemplos de estos elementos son:

  1. Helio (H). Su número atómico es 2. Este gas se caracteriza por no poseer ni gusto, color u olor. Es el gas que tiene una menor capacidad para disolverse en agua y es muy ligero. Su conducción de calor alcanza niveles muy elevados, pero su temperatura de condensación es muy baja.
  2. Xenón (Xe). Su número atómico es 54. Se lo caracteriza por no tener ni gusto, olor o color. Normalmente suele ser encontrado en estado gaseoso. Una de las principales fuentes del Xenón es el aire, aunque también puede ser hallado en minerales e incluso meteoritos. Hasta el momento se han encontrado no menos de 15 isótopos radiactivos de Xenón. Este elemento es muy utilizado en las lámparas de cámaras fotográficas ya que permite el equilibrio entre los colores.

Similares:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *